La Decisión Más Importante


Según Einstein, la pregunta más importante que tenemos que hacernos es decidir si el universo es un lugar amigable, o es un lugar hostil. *
En mi consulta veo muchas personas que padecen trastornos originados en esta decisión básica. Si yo pienso que el universo es un lugar hostil, obviamente tendré que tomar medidas al respecto, como por ejemplo protegerme de los posibles males que me puedan llegar. 
Esto implica invertir una cierta cantidad de atención y tiempo a calcular cuáles serían esos males y a diseñar estrategias para evitarlos.
A nivel de países, como sigue exponiendo Einstein en su ejemplo, tendríamos que dedicar grandes cantidades de dinero, tiempo y energía para proteger la fronteras, construir barricadas y las armas apropiadas para defendernos, si pensamos que siempre hay alguien que nos quiere atacar. Todos esos recursos se podrían dedicar al florecimiento de la cultura, la economía y el bienestar general. 
A nivel personal, la actitud defensiva se ve en las personas que no tienen confianza en la gente que los rodea, en el sistema, o en la humanidad en general. No pueden dejar nada librado al azar porque seguramente todo terminará mal. 
La creencia de que Dios o el Universo está esperando que me distraiga para encontrar mis errores y luego castigarme por cometerlos, es diferente al Dios que está allí para sostenerme y apoyarme por más que yo cometa errores. 
Éstas creencias influyen a la hora de tomar cualquier tipo de decisión.
Una persona que piensa que necesita protegerse es como un país que cierra sus fronteras. A nivel corporal se ve como tensión, insensibilidad y un estado de alerta general aún cuando no es apropiado. Esto influye incluso sobre el sistema inmunitario de la persona, reaccionando de más contra estímulos inocuos (como el caso de las alergias a elementos no tóxicos) y debilitándose a largo plazo. 
Como seres humanos si sabemos que estamos en un entorno amigable podemos soltar las aprehensiones, relajarnos y contactarnos más con el entorno y las personas que nos rodean.

Cuando uno debe tomar decisiones es muy diferente tomarlas desde el lugar de la tensión y el estrés, que tomarlas desde el lugar de la confianza, la relajación y la conexión con todo lo que nos rodea.
Cuando tenemos esa sensación de aplomo en una situación podemos ver muchas más posibilidades para resolver cualquier conflicto que se presente. 
La otra cara de la moneda es que está estudiado que bajo estrés incluso nuestro ojos ven diferentemente las cosas, ya que la visión periférica aumenta con la relajación, mientras que bajo estrés tendemos a focalizar la vista en un punto y nos perdemos la información que hay alrededor.

La actitud pesimista es fácilmente justificable. Claro que existen las desgracias, los problemas y los peligros, pero nuestro cerebro ya está preparado para lidiar con esas situaciones en el momento que se dan. No hace falta dedicarle demasiada energía a la prevención ya que sabemos automáticamente cuándo evitar un error o un peligro una vez que lo hemos encontrado previamente. Además, como grupo social, los humanos nos hemos ocupado bastante de cómo mejorar nuestra salud y longevidad en base a mejorar los errores que hemos cometido en nuestro paso por el planeta hasta ahora. 

La buena noticia es que la visión del Universo hostil se puede cambiar. 
El mecanismo energético de las decisiones es algo que se ha venido estudiando en los sistemas antiguos de sanación, como el Ayurveda y la medicina tradicional china y ambos sistemas ofrecen soluciones. 
A través de trabajar con las sensaciones corporales asociadas a estar en un universo amigable, no sólo podemos cambiar las respuestas al estrés, sino que se puede cambiar el circuito cerebral que ayuda a generarlo. 
Dejando hablar al cuerpo y trabajando con los mensajes que nos da, podemos beneficiarnos de una nueva manera de pensar, más eficiente y saludable. –

TOMA DE DECISIONES

Cómo decidir y vivir en paz con lo decidido. 

TALLER EN PAYSANDU, Uruguay

1,2 de abril 2017

MÁS INFORMACIÓN en
info@diego-sanchez.com


* “I think the most important question facing humanity is, ‘Is the universe a friendly place?’ This is the first and most basic question all people must answer for themselves.” Albert Einstein

Leave a Reply